TRASHTUCADA “Tírate del puente”

Recuerdo que no hace tantos años, la fusión de géneros era una rara avis mientras que ahora es algo tan habitual que casi se podría decir que es un estilo por sí mismo que consiste en reunir otros muchos tipos de música. Como siempre, cuando algo pasa de ser extraño y se convierte en costumbre, es difícil separar el grano de la paja pero, ni que sea por divertidos, estos Trashtucada y su "reggaefunkypartypastilatinhiphoprockeidomastoideo” (así se autodefinen) son grano y con su segundo disco demuestran que aún tienen.

mucho por decir. Pero, aviso para navegantes, estas aguas cada vez son más concurridas y el hastío puede llegar (¿o alguién no recuerda qué sucedió con el power metal melódico hace poco más de una década?).

El disco arranca con la intro de rigor que lleva el título de "Intro II" (la primera la encontraremos en su anterior "Y no es broma"), un desparrame sonoro que arranca como batukada para que luego sean guitarras y, sobretodo, trompetas las que se hagan cargo de escribir el guión. "Todo el mundo" avanza a ritmo de ska reposado, sobretodo en la línea vocal del verso, en clave reggae, pero con un ligero auge en sus violentas interrupciones rockeras que anticipan un estribillo machacón.

"Trashtumano" viene a demostrar que no todo es cachondeo en la propuesta de los de Chiclana. Con una letra que condena la violencia de género, mezcla un aire cañí en el uso de las trompetas y el toque mediterráneo que le da el acordeón con matices netamente rockeros de la mano de las seis cuerdas, además de un mayor flow en las voces sin que tanta mezcla resulte extraña. "K.O. Boeing 747" crítica al paternalismo yanqui, sus intervenciones militares y las mentiras políticas en una pieza que se inicia con un rollo spaguetti western para luego adoptar una actitud más rockera sin dejar de lado del todo ese leve tono sureño.

El cachondeo regresa de la mano de "Niñato", un ska-funk-swing divertido con un final a lo Mojinos y con una letra que, como mínimo, nos arrancará una sonrisa, recordándonos viejos tiempos y gamberradas juveniles (o, los más jóvenes, igual se sienten retratados). "El coito Da Vinci" es una crítica a la iglesia en una canción más enérgica y directa además de rockera, en que las guitarras asumen el papel principal dejando que las trompetas ahora sólo amenicen la fiesta y con pasajes hip-hoperos en su recta final.

"Demogracia" es otra hostia al sistema que mezcla el ska-reggae de su música, con el flow de las muchas voces (a destacar la mayor presencia de la voz femenina, haciéndose cargo del reposado estribillo) en una pieza más reposada y de buen rollo pero ácida. "De festi? Vale" recupera el tono más divertido con una radiografía de los festivales musicales (aunque hay detalles que dejan entrever que va dedicada al Viña), pasándo del rock al ska para mostrar la hermandad y la camadería, además de la juerga de estos eventos.

"Komando Chiklana", con un estribillo muy a lo Def Con Dos, es una fusión entre reggae, ska y hardcore que va dedicada especialmente a los fans y, más concretamente, a sus amigos y seguidores de toda la vida. Un bonito detalle de esta extensa formación. El álbum finaliza con una broma que, para más inri, lleva el título de "Opening", supongo que para dedicarla a cierta academia de inglés pues, el "tema" es una breve base techno sobre la que demuestran su "excelso" nivel de inglés.

Si la música es diversión, estos Trashtucada merece más de un elogio. Como ya he comentado, se mueven por terrenos pantanosos pues lo que antes eran caminos poco concurridos ahora parecen repletos de gente y hasta cercanos al mainstream pero ellos driblan esa sobresaturación con un trabajo ameno y breve que seguro que enganchará a los más acérrimos del género y que no disgustará a los que no lo son tanto. Y es que fusión es un alma de doble filo pues significa un público más amplio al que agradar o disgustar. Por suerte, creo que Trashtucada conseguirán más lo primero. 8 / 10.

Temas destacados: El disco es muy correcto pero citaré "Trasthumano" y "Niñato".

Se recomienda a: especialmente los que gusten de fusiones entre ska, reggae, hip-hop y rock.

Jordi (crítica online desde el 19-1-12)

 

 

<- Volver a archivo