STRUENDO “Maldito seas"

Disco debut de esta formación cordobesa que practica un thrash metal con dejes de la NWOBHM a la vieja usanza, desmarcándose algo de esa tendencia de "resucitar" el género tan en boga últimamente, ofreciendo una nueva cara o, como mínimo, una visión más actual del género para, directamente, recrear esos años. El cuarteto se ha ido para ello a la lorquina Sala de Máquinas para, junto a Manuel Torroglos, dar cuerpo a estos nueve temas incluídos en su debut, anclados en esos lejanos 80 y cantando en

castellano, recordando el día en que tocar y disfrutar del metal era algo extraño y casi peligroso.

El disco arranca con "Las carga el diablo", una pieza que ya deja claro ese aire visceral de su música, primitivo y básico, con un aire violento. Guitarras a flor de piel, voces sádicas, con un toque punk, que se regocijan con el dolor ajeno (nada de guturalidad, por aquí), ritmos envolventes y algún ligero espacio para la melodía más limpia, como en el principio de un solo extenso que sucumbe ante el acelerón del tema. "Sólo estás perdido", recrea aún más esa insolencia punk, con un andar menos directo, recreándose más en su ágil y amenazante andar, con más sarcasmo en la voz y un solo que parece, incluso, jugar, travieso.

"Ha llegado tu hora" avanza de forma más oscura, casi siniestra, recordándome incluso, los grupos más siniestros de la desaparecida "movida", aunque, eso sí, pasados por una coctelera con mucho de punk y algo de thrash. Tras ella, "Juguetes rotos" vuelve al thrash más básico, pudiendo incluso recordar, en lo musical, a los imberbes Metallica de su "Kill'em All", aunque el apartado vocal vuelve a traer efluvios del punk de aquí, menos contundente aunque más sarcástico.

Hora del tema que da título al disco, "Maldito seas", con una agónica intro herida de guitarra que deja paso a otro corte de ultratumba, violento y desgarrado que, en muchos momentos, me recuerdan a esa función de los Venom que, en su momento, sirvió de influencia para que otras bandas pudieran ir más allá y ofrecer estilos más extremos. "Fantasmas del pasado" cambia mucho de tercio; lenta, mucho más melódica, aún desgarrada y dolorosa pero lejos del éxtasis sádico de antaño, más contenida y sentida, hasta intimista en cierto grado, mostrando el sentimiento propio en lugar de regocijarse con el ajeno.

"Resiste", vuelve a sorprender con otro giro, en forma ahora de rock callejero, mantiene ese tono oscuro, sombrío y callejero pero ahora enfocado en un tono más guitarrero, menos crudo y sangrante, dando forma a una digna heredera de los tiempos de la NWOBHM, en los que un nuevo género parecía estar en ciernes. Tras ella, "Resuena el grito" es otro corte deliberadamente distinto, combinando las ya habituales voces ácidas con una cristalina voz femenina que le da un aire más melosa a un corte desgarrado pero, sobretodo, claustrofóbico en su ambientación, doloroso e hiriente.

La experienca acaba con "Judas", el corte más extenso del álbum. De nuevo estamos ante una pieza muy acelerada, en clave thrash, aunque también con pasajes instrumentales más heavies pero que no resultan suficientes como para justificar ese minutaje más amplio (algo más de 8 minutos) y que bien podría resumirse en la mitad sin excesivos problemas ni alterar el sentir de la canción.

Hace cosa de unos 25 años, seguramente mi opinión hacia este disco sería muy distinta. Era momento de cambios, de evolución, de búsquedas de cosas diferentes y quizás este disco hubiera entrado a formar parte de ese cambio. De hecho, un disco como "Black Metal" de Venom es más apreciado por lo que supuso que no por su contenido en sí. Ahora, acabaré con una pregunta, ¿qué sucedería si ese disco se publicara ahora? Podéis aplicar vuestra respuesta a el álbum de estos Struendo. No sé, siempre he pensado que para recrear música anterior, tienes que tener "algo" distinto a tus antecesores, ya sea más técnica, aprovechar mejor los recursos, a nivel de sonido, que hay ahora... Cuando no puedes mejorar a esas influencias en nada, estás perdido. 5 / 10.

 

Temas destacados: Pasapalabra.

Se recomienda a: nostálgicos de esos momentos en que se fraguaban cosas y que estén cansados de desenpolvar discos. Esto puede ser un paréntesis.

Jordi (crítica online desde el 25-2-12)

 

 

<- Volver a archivo