Discos

MIRADA DE ÁNGEL “Las siete puertas”

Segundo trabajo de esta formación de Aranda de Duero que, tras unas cuantas escuchas atentas te obligan a pensar: ¿cómo no os he conocido antes? Aunque, a tenor de las críticas leídas por internet este nuevo álbum se encuentra a años luz de su debut. "Las siete puertas" es un disco conceptual que parece tener como punto de partida una historia similar al tradicional "Cuento de navidad" en la que un ángel asalta un hombre en su sueño y, recriminándole su proceder en la vida, le invita a un paseo mostrándole los sietes pecados capitales. El

hombre, tras su arrepentimiento inicial, se rebela y carga contra el mismo Dios. Esto es, a grandes rasgos, la historia contenida en el disco. A continuación hablaremos de su realización.

Musicalmente, ya desde el principio del tema inicial, "Gritaste", se aprecia la vertiente teutona de la banda, especialmente en su sonido, priorizando guitarra y voz frente a base rítmica. Esta pieza dibuja un verso ágil, frenado por un puente que se va acelerando de forma abrupta y nos deja esperando un estribillo que no aparece aunque, en su defecto incluyen un pasaje hímnico introduciendo la conclusión de la pieza. "Ira" es mucho más rápida y se ciñe más a lo que podríamos llamar "estructura típica" con un verso afilado que juguetea con un ritmo que muestra una velocidad constante lo que provoca que el estribillo, en clave más rockera, no destaca en demasía, aunque tampoco resulta necesario dada la concepción del tema.

"Avaricia" pasa por ser más extraña, menos directa e incluso algo onírica y delirante, marcando un verso más pausado que se encadena con un estribillo que tampoco destaca ni por su fuerza ni por su pegada, siendo la ambientación que construyen las teclas lo más destacable y lo que le confiere su andar oscuro. Tras ella aparece la activa "Lujuria" recuperando una mayor velocidad, resultando más atractiva y conteniendo el que, a mi parecer, es el mejor estribillo del disco, con una voz sampleada dando la réplica a Víctor y un ritmo enfervorizado, cual explosión de energía.

Toca balada y la acometen con estilo en "Nada por lo que luchar", momento de reflexión para el hombre que arranca con teclado y voz para luego arremeter con la banda entera, manteniendo el tono delicado y una línea atractiva que destaca por su gancho. Con "Soberbia" vuelve el andar más dinámico pero no por ello renuncian a la melodía que pasa (aún más) a formar parte importante del desarrollo de un tema que incluso se acerca al progresivo, atropellándose levemente en un estribillo que flojea un poco.

"Pereza", al contrario de lo que su nombre indica, se inicia sin preámbulos instrumentales, con la banda al completo enfilando un verso ágil que desemboca de forma lógica en un estribillo que no supone ruptura alguna, todo fluye de forma natural. "Gula" es un mediotiempo melódico que parece seguir la misma filosofía de plantar las líneas maestras y dejar que la canción se vaya alzando, imponente, casi por sí sola, como si tuviera autonomía propia.

El último de los pecados capitales es "Envidia" que recupera un tono más enérgico con un sonido más duro y unas guitarras más afiladas y gruesas, aún manteniendo coros muy melódicos en un estribillo que imprime un aire dulce a una pieza agresiva en que algunos pasajes pueden recordar a los Judas del "Painkiller". El álbum acaba con el enfrentamiento entre Dios y el hombre en "Duelo de titanes", creando un telaraña sonora que rige un verso dinámico, no excesivamente rápido con un estribillo bien encajado que interrumpe levemente pero de forma acertada el andar de la pieza, dotándola de una mayor melodía, dando justo broche de oro a un trabajo encombiable.

Se trata, pues, de un disco visiblemente elaborado, con una presentación exquisita y que consigue enganchar y gustar sin caer en muchos temas en la presencia de un recurso fácil tal y como el estribillo o una melodía, siendo este punto lo que más denota que nos encontramos ante un trabajo conceptual. Como único punto negro del álbum, y por decir algo, diremos que no me gusta que el libreto esté grapado en el interior del digipack, musicalmente poco hay que recriminarles pues, aunque aún se nota margen de mejora, el nivel es muy alto y sólo es animamos a intentar superarse o, como mínimo, mantener la línea en próximos trabajos que, no me cabe la menor duda, vendrán. 8,5 / 10.

Temas destacados: "Lujuria" y "Nada por que luchar".

Se recomienda a: aficionados al metal, especialmente al power melódico aunque dejará satisfechos a la mayoría de seguidores heavies que se acerquen.

Jordi (crítica online desde el 8-9-08)

 

<- Volver a archivo