MARK SPIRO “It's A Beautiful Life”

Mark Spiro es una de esas vacas sagradas del aor cuyo nombre no ha trascendido mucho más allá de los fanáticos del género. Premiado y reconocido, sus mayores éxitos han sido como compositor para artistas de la talla de Cheap Trick, Reo Speedwagon, Heart, Bad English o, incluso, grandes nombres alejados del género como Luís Miguel, amén de series de televisión y películas ("Fama"). Lamentablemente, su carrera en solitario no ha conocido la misma gloria y, con siete discos a sus espaldas, poca gente más allá del
experto seguidor del rock melódico, la conoce y tiene en cuenta. De hecho, este mismo disco aúna amores y odios pues el rock exhibido por Spiro peca de ser blando y demasiado intimista, algo que no ha sentado demasiado bien en algunos sectores.

El disco arranca con el tema que le da título, "It's A Beautiful Life", un corte que ya deja ver por dónde van los tiros, recordándome bastante a John Waite, no sólo por su entonación ligeramente nasal, sino por la elegancia y la madurez que traspúan sus notas. Curiosamente, no recuerdo crítica negativa a la labor de Waite y sí muchas a la de Spiro. Se trata de un corte relajado que se eleva ligeramente en un estribillo algo más intenso pero que mantiene su estoicidad. "I Know Who I Love" es algo más animosa, pero igualmente intimista, con todo el protagonismo para la voz de Spiro, elegantemente tratada, sobretodo en un estribillo acolchado, que te acarícia y te invita a sentir.

"Come Back To Me" se acerca más a los parámetros del rock melódico gracias a un andar algo más animado y, sobretodo, a un estribillo algo más ampuloso y robusto sin perder intesidad y sentimiento que, de nuevo, me recuerda mucho al sr. Waite (todo el disco lo hace, de hecho). Tras ella, la pausa vuelve con "Love Struck Dumb", un corte muy intimista, con un aire más americano en los pequeños detalles y con Mark Spiro ofreciendo todo el magnetismo del que es capaz.

"Go Another Mile" arranca con un sonido más pretendidamente moderno que, creo, a la larga juega en su contra. Eso sí, el tema es algo más animoso y su estribillo mucho más vivo aunque, creo que por ese mismo sonido, no pega tan fuerte como debiera. Siguen con "Dance The Lonely Spotlight", un tema con dos caras pues, tras un verso extraño, demasiado oscuro y críptico para lo que nos tiene acostumbrado el artista, aparece un estribillo excelso, lleno de la magia del aor más clásico que, por otro lado, no acaba de ser beneficiado por esas bases pregrabadas pretendidamente modernas.

"Might As Well Be Me" es más ágil y animosa, con un ritmo más rápido que surge a costa de perder ese gancho y ese misticismo que ofrecen otros cortes, más reposados pero mucho más sensuales. "Brand New Beautiful Day" recupera ese tono más pausado y reposado, en que Spiro consigue envolverte y trata de seducirte o, como mínimo, transmitirte algo de su calma, aún aportando algo más de intensidad en su sobrio cantar en la parte final de la pieza.

"Dream Big, Pray Hard" tiene un ritmo más animoso, repleto de buenas vibraciones y, en otras circunstancias (menos pregrabado y más natural) sonaría mucho mejor y quedaría como un tema más que notable, pero es lo que hay. El disco acaba con "Everything I Do", con un andar más acústico y el mismo tono intimista aunque expansivo y algo hippy de muchas canciones que componen el álbum, coronado con un estribillo solvente, sin muchos más alardes.

Tras varias escuchas, no calificaría este trabajo como malo. Quizás peca de aséptico, de un patrón demasiado similar a la hora de crear las canciones y las bases pregrabadas le restan muchos enteros, pero no es un mal trabajo. De hecho, resaltaría la similitud con John Waite, aunque Spiro no cuenta con una voz tan carismática pero sí con un parecido magnetismo aunque, inexplicablemente, Mark no ha sabido rodearse de una banda para resaltar esa capacidad seductiva y el disco es demasiado frío en algunos momentos. Por esos motivos, el disco va de más a menos y no acaba de convencer. 5 / 10.

Temas destacados: No hay un corte que pueda definirse como matador.

Se recomienda a: pese a que no es un mal trabajo, tampoco creo que sea recomendable.

Jordi (crítica online desde el 1-2-12)

 

 

<- Volver a archivo