GRAND DESIGN “Idolizer”

Recuerdo cómo hace unos años, tras "Adrenalize", la gente esperaba (y se desesperaba) al ver que los Def Leppard iban buscando otros sonidos y se distanciaban del que les había dado a conocer. Y, cómo sucede con otras bandas (Bon Jovi, por ejemplo) cada nuevo disco era una nueva decepción para los fans más añejos al comprobar que no había marcha atrás. Pues bien, esos fans pueden estar ahora de enhorabuena pues, aunque los ingleses no han vuelto tras sus pasos les han salido unos clónicos suecos que hacen suyos su
pasado y le dan otra nueva vida. Estoy hablando, claro está, de los Grand Design que, con su segundo trabajo, muestran que todas esas similitudes que ofrecía su debut con las huestes de Joe Elliott no eran fruto de la casualidad (era obvio) y que ese es su camino a seguir.

El álbum arranca con el "Get On With Action" y allí empieza el viaje a los añorados 80 pues "Idolizer" (hasta el título recuerda a los Leppard) puede recordar tanto a "Pyromania" como a "Hysteria", incluso, a "High'N'Dry". De hecho, este primer corte me trae recuerdos de esos primeros escarceos con la fama de los británicos, con un estribillo con ínfulas de clásico que sirve para ponerte las pilas (y de qué manera) para degustar el álbum con muchas ganas. "Change Me Up" arranca de forma muy reposada y ya desde el primer momento me recuerda enormemente a "Foolin'", de los británicos, aunque luego, esa tendencia varia en el puente que conduce a un estribillo en que no pierden su esencia pero dejan de recordar al clásico citado.

"OughtoCrough" tiene, curiosamente, una pronunciación muy similar a "Photograph" y no creo en las casualidades... Pese a todo, poco o nada que ver, pues estamos ante un tema muy dinámico que se suaviza en un estribillo de corte futurista (si podemos calificar así a lo que hacían los Leppard en los 80). Tras ella, "Your Love's A Runaway" es una suave balada con "Hysteria" como claro referente. De hecho, el punteo de fondo es harto similar, aunque nada que objetar, teniendo en cuenta las intenciones de los suecos. Tiñen de energía el estribillo sin perder, por ello, ese enfoque claramente melódico.

"Stealin' My Love" tiene un arrancar más críptico que provoca un avanzar lento pero progresivo que tiene su punto culminante en el álgido estribillo antes que el proceso vuelva a repetirse según los cánones, aunque sin regalarse tanto en la duración de las partes. Le sigue "Let's Rawk The Nite" que vuelve a recuperar un andar más dinámico, desenfadado y "casual", con orgía de teclados y sonidos sintetizados, un verso algo chulesco que deriva en un estribillo algo más incisivo y directo de lo habitual. Los ochenta en estado puro.

"Addiction For Love" es otro corte más meloso y baladístico aunque, en este caso, me da la sensación que se aparta de la época dorada de los británicos y recuerda más al compendio de caras B que fue "Retroactive", un buen disco pero que marcó el principio de la evolución musical de los Leppard en pos de sonidos menos rockeros. Pese a todo no es un mal tema, al contrario, me gusta su sentir dramático y su contención pero es evidente que no es tan pegadizo como el resto del disco. Nada que ver con el enfoque más grandilocuente de "Idolize Me" con una base rítmica todopoderosa y que parece acelerada con respecto al resto de la canción y un estribillo escueto pero incisivo, marca de la casa.

"Rock Back To The 80's" es toda una declaración de intenciones, algo más lejana del estilo clásico de los Leppard (aunque conservando su sonido) ofrece un rock algo más festivo y directo, con un estribillo realmente sentido y grandioso que nos trae de vuelta los mejores años de la era dorada del rock duro. El álbum finaliza con "You're Gonna Dig On It", un corte más discreto con sabor a despedida. Buen estribillo algo acelerado con respecto al verso, dejando un buen sabor de boca a un disco que, si dejamos de lado su nula originalidad, resulta más que notable.

Y es que ese es el kit de la cuestión. En un momento en que florecen las bandas tributo (ya llevan años) sorprende el concepto de estos Grand Design que vendrían a ser un grupo de homenaje a los Leppard con repertorio propio. Eso podría ser algo muy sangrante si no fuera porque los propios Leppard llevan unos 20 años explorando otros estilos y estos suecos nos devuelven lo que fueron sus días de gloria que, sinceramente, dudo que los de Joe Elliott recuperen. Aunque, si eso sucediera y los originales dieran marcha atrás, ¿que pasaría con Grand Design? 8,5 / 10.

Temas destacados: Todo el disco está muy bien pero por "rara" me quedo con "Rock Back To The 80's"

Se recomienda a: fans de los Def Leppard clásicos, sin duda.

Jordi (crítica online desde el 12-1-12)

 

 

<- Volver a archivo