Discos

ALFONZETTI “Here Comes The Night”

Nunca he entendido porque no se valora más el nombre de Matti Alfonzetti. Este vocalista sueco, como tantos otros (Goran Edman, Michael Bormann, Jeff Scott Soto...) se ha labrado una sólida carrera colaborando en mil discos y con mil artistas (Poodles) formando parte de muchas bandas de renombre (Boxer, Jagged Edge, Bam Bam Boys, Damned Nation...) pero siempre parece condenado a una especie de ostracismo, de segunda división. Y me temo que nada va a cambiar con su tercer trabajo en solitario, un disco en que, además
de cantar, toca bajo y guitarra y cuenta con la participación de otro culo inquieto, Daniel Flores, a la batería y la producción y las colaboraciones de Marcus Jidell (Evergrey) y Emil Fredholm (Plankton) en los solos de guitarra.

El disco arranca con todo con el estribillo de "Losing You", un tema enérgico en que guitarras y teclados van cogidos de la mano en su estribillo, contrastando con un verso melódico y preciosista en que las teclas ofrecen una dulce base y las seis cuerdas le dan el punto adecuado de energía y rabia, ganando en peso para alcanzar ese acelerado estribillo. Tras ella, el tema título, "Here Comes The Night", una pieza más melódica y lenta, con cierto deje a Whitesnake por su aire misterioso y sensual y sus tonalidades graves aunque la voz de Matti, más melosa y brillante aunque menos carismática, poco tiene que ver con la de Coverdale.

"I'll Wait For You" es una pieza clásica dentro de los discos de hard aor y que bien podría formar parte de discos de bandas como Danger Danger, Mr. Big o Nelson, para que os hagáis idea de esa falta de originalidad. Se trata de una composición dulce pero con mala leche a medio camino entre el rock melódico y el hard ochentero más angelino, que deja un buen sabor de boca pero también la sensación de que ya la hemos oído antes. "Heartbreaker" es más pausada y melosa, aunque la sensación resulta idéntica. Impecable en la factura y con feeling pese a tratarse de un clon de Mr. Big.

"Don't Listen To Your Heart" no representa tampoco ninguna novedad pero también es justo reconocer su enorme pegada y gancho que, en cierta manera, me recuerda muchos los primeros Danger Danger de Ted Poley aunque con la voz más rasgada y bluesy del sueco Alfonzetti. "Why Can't You Love Me" mantiene el enfoque netamente yanqui, aunque ahora tira por un sentido más cercano a un rock más clásico y un leve acento sureño que puede relacionarla con Damn Yankees o los ya citados Mr. Big.

"Lay Your Love On Me" es más elegante y dulce y tras un inicio que recuerda mucho a Whitesnake, pronto vuelve tras sus pasos y mira hacia el supergrupo de Martn, Gilbert, Sheehan y Torpey. Nada malo, ¿eh? "Rock'n'roll Heart" parece desatar la bestia, lo que me reafirma en la comparación con los Damn Yankees del indómito Ted Nugent con una pieza mucho más enérgica y veloz pero manteniéndose firme en un rock duro de hondas raíces americanas.

"Set Me Free" es una preciosa balada que, en contra de lo que pudiera parecer, no creo que realce en exceso la voz de Alfonzetti. De hecho, viendo su perfil no me extrañaría que fuera un tema compuesto para otra banda (Poodles) y que el propio Matti aprovechara para su trabajo en solitario. Buen tema pero de corte más europeo que la mayor parte el trabajo. El álbum finaliza con "I Will Never Let You Fall", otra estupenda pieza de hard rock netamente americano que me recuerda al "Face The Truth" de John Norum pues, en esta ocasión, la voz del sueco me recuerda bastante al Glenn Hughes más comedido.

Es difícil sacar conclusiones ante un disco así. Un álbum que despierta comparaciones con artistas de la talla de Mr. Big, Nelson, Danger Danger, Whitesnake, Glenn Hughes, Damn Yankees o John Norum no puede ser de ninguna de las maneras un mal disco. El problema es cuando no estamos hablando de influencias sino que el disco, literalmente, nos suena a ellos. Me lo he pasado estupendamente escuchando a Alfonzetti al que, por otro lado, siempre he admirado pero también tengo la sensación que ha optado por el camino fácil y que, si quisiera, podría sacar un disco así a la semana, con parecido resultado. En serio, el disco se digiere estupendamente y agrada pero luego deja una sensación demasiado agridulce. 7,5 / 10.

Temas destacados: Todos los temas son tan buenos como impersonales.

Se recomienda a: fanáticos del hard rock yanqui con ganas de pasar un buen rato sin complicaciones (esto parece un anuncio de contactos).

Jordi (crítica online desde el 24-1-12)

 

 

<- Volver a archivo