Discos

TWO OF A KIND “Two of a kind”

Hay veces que David vence a Goliat o, lo que viene a ser lo mismo, que pequeños proyectos se tornan más agradables que muchas grandes superproducciones. Eso viene a colación por este disco, presentando las anónimas Esther Brouns y Anita Craenmehr a las voces y con la única presencia conocida de la gente de Terranova (gran formación no suficientemente reconocida) que acompaña al dueto, destacando Fred Hendrix, álma mater de este álbum pues ejerce de productor y compositor de los temas.

¿Sobre el estilo? Aor ochentero. En la hoja de promo habla de Boston y Heart y no les llevaremos la contraria, pero me gustaría mencionar a Allison, una olvidada banda pero con un disco absolutamente genial al que me ha recordado bastante este debut de Two of a kind e, incluso, a las Wilson Phillips, mucho más poperas pero toda una referencia a la hora de armonizar voces. Todo empieza con "Light in the dark", una de las composiciones que más me recuerda a Allison (también a Heart), compartiendo el sonido rockero de las guitarras con unos teclados omnipresentes que le aportan un aire más dulzón, mimetizando el equilibrio entre las dos voces. "The longest night" es algo más dura instrumentalmente, bien conducida por el sonido de las guitarras y con un verso reposado y meloso que gana en intensidad en el juego de voces del breve estribillo. "Little by little" muestra un mayor apego a Heart, manteniendo el tono rockero intacto pero mostrando mayor contundencia para finalizar la composición de manera más pop. "Give me a reason" es un buen andante rockero, quizás con las guitarras un pelín subidas de volumen y con un estribillo algo popero. "Heaven can wait" aparece más descarada, recordando a formaciones más clásicas como las Runaways o Joan Jett aunque, personalmente, también me trae a la cabeza una banda menos conocida como Laos; sea como fuere se trata de una pieza con un verso excelente, muy pegadizo con un estribillo que guarda las formas pero no acaba de destacar. "Unbearable" es una exquisita balada acústica con un notable crescendo en que las voces me aparecen con cierto regusto a Abba. Le sigue "Into the fire", otra balada con un principio muy desnudo donde toda la fuerza recae en la intensísima voz para luego cambiar completamente de dirección y adquirir un tono acústico y más alegre en un claro guiño a las Heart más clásicas. Este tono más pausado en que parece haberse aposentado el disco sigue en "In your arms", un precioso medio tiempo en que de nuevo las dos chicas vuelven a lucirse y conjuntarse especialmente bien. Con "Whole again" retornan los aires más rockeros, con un ritmo muy machacón en el verso que desaparece en un estribillo en que de nuevo las féminas dan el do de pecho y se muestran dulces y accesibles. "To the top" en cambio, muestra unas influencias más Journey, más patentes en la balada semiacústica que cierra el disco, "I die a little more everyday", con un estribillo en que las dos voces se funden en una sola, recordándome mucho a las Wilson Phillips, aunque con un tono mucho menos azucarado. Un gran trabajo; buenísimo disco en clara onda nostálgica, ochentera en que el único pero es la modestía con que parece haber sido grabado aunque eso se suple por un absoluto decoro y un estupendo mimo hacia las dos grandísimas voces de Esther y Anita. No pasara a la historia, eso seguro aunque sí nos brindará grandes momentos a los que, en su momento, disfrutamos con Heart, Allison, Laos o las voces más suaves de las hermanas Wilson. ¡Qué lo disfrutéis! 8,5 / 10.

Temas destacados: ¿Dormiría tranquilo si me olvidara de alguna?

Se recomienda a: amantes del hard rock y aor más dulce con voz femenina al frente.

Jordi (crítica online desde el 27-5-07)

 

<- Volver a archivo