Sesión discontinua
PARADOJAS DEL TIEMPO Y DE LA COMPRENSIÓN



PRIMER
Shane Carruth
ThinkFilm Inc.; 2004
78 minutos

Antes de comenzar a escribir esto confieso que le he preguntado al doctor Google acerca de las paradojas de los viajes en el tiempo, y éste me ha remitido a la Wikipedia, donde he acabado de hacerme un lío, a pesar de lo bien redactada que está la entrada correspondiente. Y es que después de ver Primer (2004) me asaltó la sensación de que había dejado pasar prácticamente todos los detalles importantes de la historia; no sé si por lo deliberadamente ambigua y escasa de pistas con que está contada o porque realmente no me enteré de la mitad de las cosas.

La crítica profesional ha saludado este primer filme de Carruth como una obra maestra, y la verdad es que en ciertos momentos a mí me recordaba a Sangre fácil (1984), el lejano debut de los hermanos Coen, por su mirada nueva y desapasionada sobre personajes y hechos, su juego renovador de géneros, su flagrante amateurismo y, sobre todo, por las maneras cinematográficas que prometían sus respectivos autores. A mí la verdad es que más que obra maestra Primer me parece un prometedor comienzo por lo que supone de declaración de intenciones, de proyecto orientado a la experimentación narrativa.

Primer propone básicamente un apunte, la intuición de que algo que parece imposible --viajar en el tiempo, más bien estirarlo como si fuera elástico-- se ha convertido en realidad de manera fortuita; pero del mismo modo que sus protagonistas nunca aluden a este suceso de forma directa, ni la cámara ni la narración se ocupan de ofrecer los datos que la acción --más bien agotadora verborrea-- nos escamotea. En este sentido, Carruth se apunta claramente a la línea experimental que hace poco encontraba una de sus cimas parciales en Memento (2000): igual que en el filme de Christopher Nolan, la simbiosis entre historia y narración es tan perfecta y ambas se entremezclan hasta tal punto que es imposible concebir una forma de contar como la que exhiben ambos filmes si no es con el soporte argumental que las hace realidad y viceversa. Ha llegado un punto en que la experimentación cinematográfica se ha hecho tan compleja que sólo puede avanzar si la trama lo permite, como si de una singularidad física o de una conjunción planetaria se tratase.

La improvisación y la falta de medios en el rodaje son ostensibles, pero sin embargo esto es algo que beneficia a la historia, haciendo que se desenvuelva de forma ágil, sin apenas dejar respiros al espectador. Y sobretodo ese diálogo permanente entre los dos protagonistas, encadenando una escena tras otra, hablando sin parar de ese algo que se intuye y que nunca se llega a nombrar, supliendo así de alguna manera la imposibilidad física de mostrar determinadas paradojas. Quizá ese sea el principal mérito que ha visto la crítica, el suspense eternamente diferido que no se resuelve nunca, excepto en una breve secuencia final que tampoco parece estar a la altura de tantas expectativas.




| Volver arriba | Imprimir esta crítica | Enviar esta página |


Licencia de Creative Commons

Sesión discontinua está bajo una licencia de Creative Commons.